A la edad de 20 años, quedé embarazada.

Estaba cruzando mi Licenciatura en Diseño Gráfico en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Yo y mi novio, en ese entonces, llevábamos casi dos años comprometidos pero queríamos planificarlo todo, para en un año más casarnos. Estábamos empezando nuestra pequeña compañía de Diseño.

 

 

Vengo de una familia muy conservadora. Tan conservadora, que nunca supe lo que fue ir a un cine con mis amigas del colegio de toda la vida, por el hecho de que "Las niñas de su casa, no están floreando en el medio". El hecho de tener un novio era casi un milagro!.

 

Así que estaba yo, en el baño de mi casa, con una muy buena amiga mia, esperando el resultado, y este fué, POSITIVO.

 

Es decir que habría que sumar las preocupaciones de mi carrera, nuestros planes, el factor económico, nuestro trabajo, MI FAMILIA, LA SOCIEDAD y la confianza que mis padres me habían dado.

 

¿Porque mi carrera?

Estaba terminando y un bebé ahora era lo menos que necesitaba y me limitaría demasiado.

 

¿Porque mis planes?

Mi novio y yo queríamos casarnos en un año, yo quería haber terminado mi universidad y por lo menos tener ahorrado alguito para una boda decente y para los muebles de la casa.

 

¿Porque el factor económico?

No soy rica

 

¿Porque nuestro trabajo?

¿Se imaginan empezar una compañía con un bebé al hombro?

 

¿Porque mi familia?

Porque iba a ser la vergüenza de mi familia, donde, sería la primera de las primas/sobrinas/nietas de parte de madre (quienes eran los más quisquillosos) en quedar embarazada SIN CASARSE, y pensé en mi madre tener que rendir cuenta delante de todos. (O por lo menos pensaba así)

 

¿Porque la sociedad?

Hoy en día, el que estudia es un nerdo, el que es honesto en su trabajo es un palomo, y la que queda embarazada es una idiota que no se sabe planificar, y que, si quiere continuar su vida, y gozar su juventud, y no dañarse el cuerpo, debe de abortarlo.

 

¿Porque la confianza de mis padres?

Porque ellos me habían dejado tener mi noviecito, y bajo muchas condiciones. Imagínense que ellos no habían dado oportunidad para casi NADA y que por una vez hicieron la excepción y yo, en esa la dañe.

 

Quedar embarazada a ésta edad, y con éste nivel económico, con éste trabajo, con ésta familia, en ésta sociedad es casi como arruinar tu vida y tu futuro o por lo menos eso era lo que yo pensaba.

 

Cuando el resultado fue positivo, pensé que el mundo se me caía arriba, e irresponsablemente pensé en la solución más "fácil" que era abortar.

 

Pero, sería una contradicción muy grande hacer algo así, con mis creencias, donde se supone que Dios da la vida y sólo Dios la quita!, no podía hacer eso por más que yo quisiera, así que mi novio y yo decidimos tenerlo. Pero en vez de hacer las cosas desde un principio bien, decidí mentir, para no enfrentar a mi familia.

 

¡Ahi las cosas del mal! se aprovechan de tí en los momentos de tu debilidad! No lo hacen cuando estas con todas las fuerzas de Dios, lo hacen cuando te sientes más desorientada. Y para el colmo, cuando haces una cosa mal, las circunstancias te hacen hacer más y más cosas malas para tratar de arreglar lo primero mal que hiciste, es como un círculo vicioso, tienes sexo, quedas embarazada a destiempo, piensas en aborto, mientes, defraudas, dices más mentiras, etc etc....

 

Conocí a Cristo y le entregué mi vida, dos años atrás, pero decidí tener una relación lejana a él. Acuérdense que el enemigo hará lo que sea para alejarte de Cristo, te pondrá trabajos que no podrás negar, te mandará amigos o personas influyentes que tratarán de alejarte y yo lamentablemente, me dejé llevar por las cosas de éste mundo y me olvidé de mi compromiso con él, pero siempre tuve ese latido, comiendome el corazón de que "lo estoy haciendo mal".

 

Quién me enseñó la verdad acerca de Dios, fué un profesor de la Universidad, el cual yo tenía meses que no sabía de él. Y ése día me llamó al celular y me dijo :"Dios me pusó a tí en mi cabeza, ¿está todo bien?" y como decidimos ocultarlo, dije: "Todo está bien, sólo que me voy a casar", y le dije el mismo "cuento" que habíamos acordado.

 

Fué la peor semana de mi vida, tener que decir mentiras y tus padres sospechar, y presionarte y no tragarse el cuento de que "derrepente me quiero casar" y para el colmo, habérselo negado a alguien que tenía algo que Dios me tenía que decir y tu negarselo, y tu tratarte de convencerte de que era una pura coincidencia.

 

Y al final de la semana, mi madre estaba haciendo los planes de la boda, muy emocionada y yo me sentía la peor descarada del mundo y no aguanté más. Como a las 12:30 de la noche, fuí a la casa de mi novio (Quien vive en la misma cuadra).

 

Yo estaba llorando y desesperada preguntándole a Dios ¿Porqué tenía que pasar por ésto?, pidiéndole y diciéndole que yo nunca haría nada encontra de la vida de éste bebé, pero, que si era posible, ¿No podría usted hacer algo de forma natural?... En pocas palabras, estaba pidiendole a Dios que me quitara a éste bebé.

 

Y sentí su voz, que no es que la escuchas, si no que la sientes, y cuando la sientes, no puedes hacer otra cosa que no sea lo que esa voz te dice, y me dijo: "Toma la Biblia"

 

Y en la primera página que abrí, encontré un pasaje en el libro de Isaías 66:

 

"3 El que sacrifica buey, como si matase un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que ofrece presente, como si ofreciese sangre de puerco; el que ofrece perfume, como si bendijese á un ídolo. Y pues escogieron sus caminos, y su alma amó sus abominaciones.

 

4 También yo escogeré sus escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron; porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron; antes hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que á mí desagrada.

 

9 Yo que hago dar a luz, ¿no haré nacer? dijo Jehová. Yo que hago engendrar, ¿impediré el nacimiento? dice tu Dios.

 

13 Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomaréis consuelo.

 

14 Y veréis, y se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba; y la mano de Jehová para con sus siervos será conocida, y se enojará contra sus enemigos."

 

Imagínense como me sentí al momento de leer ésto!!. De algo estaba yo segura. La misericordia de Dios es tan grande que aún yo alejándome de él, el me busco por medio del profesor pues yo estaba tan lejos que no lo oía, pero el profesor estaba cercano a Cristo, y el lo escuchaba, y como Dios no se olvida de sus hijos y no los desampara, le mandó a decirme su mensaje. Y aún yo negándome a escucharlo, volvió Dios a buscarme, y me indicó la Biblia.

 

No sé como Dios, el ser mas grande del "todo existir" pueda molestarse tanto por alguien tan insignificante como yo que sólamente está cometiendo errores, y que decidió tener una relación lejana con él. Dios nos ama tanto, que sin importar lo que hagamos, él estará ahí perdonándonos, pero como un buen padre, enseñando sus lecciones.

Continuará...