Antes de poder explicar esto, tenemos primero que entender lo siguiente;

¿Cuál es la blasfemia contra el Espíritu Santo?

El caso de la “blasfemia contra el Espíritu Santo” en el Nuevo Testamento, es mencionado en Marcos 3:22-30 y en Mateo 12:22-32.

El término “blasfemia” generalmente puede ser definido como una “irreverencia desafiante.” Nosotros aplicaríamos el término a pecados tales como maldecir a Dios, o degradar deliberadamente las cosas concernientes a Dios. También lo es atribuir algún mal a Dios, o negar algún bien que deberíamos atribuirle a Él.

Sin embargo, este caso de blasfemia, es uno específico, llamado “la blasfemia contra el Espíritu Santo” en Mateo 12:31. En Mateo 12:31-32, los fariseos, a pesar de haber presenciado irrefutables pruebas de que Jesús realizaba milagros en el poder del Espíritu Santo, clamaban que el Señor estaba poseído por el demonio “Beelzebú” (Mateo 12:24).

Ahora, notemos que en Marcos 3:29-30, Jesús es muy específico acerca de lo que ellos cometieron exactamente: “la blasfemia contra el Espíritu Santo.” 

Marcos 3:22-30

Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.

Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás?

Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer.

Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer.

Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin.

Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa.

De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean;

pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno.

Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo.

Conociendo esto, ahora queremos explicar que impide a un verdadero creyente cometer el pecado de la blasfemia contra el Espíritu Santo de Dios.

 

Lo primero a ver es lo siguiente

Dios todo lo hizo. Esto se concretiza con el envio de Cristo a la cruz a morir por los pecados. Un hombre perfecto, limpio sin pecado, un verdadero "cordero de Dios", injustamente crucificado por los pecados.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9

Esto aclarar que el hombre nada hizo, ni tiene que hacer para merecer su salvación. De hecho, no la merecemos, pero Dios en su infinito amor nos regalo su perdon en Cristo Jesús, como buen padre ante el Juez se entrego a si mismo en amor por sus hijos.

Por esto encontramos, en representación a su grandesa la siguiente información histórica en la biblia:

Lucas 23:33-35

Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

Y el pueblo estaba mirando; y aun los gobernantes se burlaban de él, diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, el escogido de Dios. 

Segundo y en aclaración a la pregunta

Lo único que impide eso como tal es el mismo Espíritu Santo de Dios en uno. Aún asi, hay que considerar que estamos, aunque de manera poco probable expuestos a sufrir las consecuencias sino actuamamos con prudencia. La palabra de Dios es clara, e incluye a todos cuando dice "solo hay un pecado imperdonable". La solución es mantenerse fiel a Dios, para que el Espíritu se manifieste de manera benigna, y sabiamente controlar la tan mala boca y pensamientos que tenemos nosotros los humanos.