Imprimir

El Señor, no sólo quiere salvar nuestra alma (que es el mayor regalo que podemos recibir). El también quiere limpiar toda iniquidad nuestra, para así ser un instrumento para su obra y dar frutos.

Luego de nuestra salvación, no debemos quedarnos con La Gracia que hemos recibido, más bien, debemos compartirla, ya que nuestro propósito principal es el llevar el evangélio y hacer discípulos de él.

¿Por que crees que Dios, luego de Salvarnos en nuestro nuevo nacimiento espiritual, nos ha dejado aquí, en un mundo perverso, lleno de tentaciones, expuestos a maldades, enfermedades y todas las cosas que son resultado del pecado?

¿Porqué no nos lleva como lo hizo con Eliseo, Elias, o al Señor Jesucristo, que fueron arrebatados hacia el cielo? La respuesta es muy sencilla. El Señor nos quiere usar aquí y mientras estemos con vida y permanescamos en esta Tierra, tenemos un propósito.

Todos los Cristianos, es decir, los "nacidos de nuevo", formamos parte de un Gran Cuerpo, la iglesia universal de Cristo. Donde cada uno de nosotros tenemos una función en la obra de Dios en este mundo y esta obra es el encontrar a los perdidos y reconciliarlos con él para darles la vida eterna y esto se hace a través del arrepentimiento genuíno.

2 Pedro 3:9...no queriendo que ninguno perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.

Despues de hacer de unos análisis, podemos resumir los principales propósitos que Dios tiene con nosotros en los siguientes:

  1. Participar de la Santidad de Dios.
  2. Llevar el evangélio a los perdidos.
  3. Glorificar su nombre.
  4. Multiplicar dones y frutos.

Participar de la Santidad de Dios

Vamos a ser tentados, probados, acusados y Dios lo va a permitir.

Job 1:9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?...11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

La historia de Job es un ejemplo perfecto acerca de un hombre temeroso de Dios, que quería hacer la voluntad de él. Pero vemos, de inmediato, como al Enemigo, le molesta que un hijo de Dios sea salvado, prosperado y protegido por Dios. El comenzará a poner tropiezos, de los cuales, de muchos nos librará Dios, aunque de otros, seremos probados. En un principio, esto sonaría injusto, pero Dios en su preciencia, él sabe hasta que nivel de presión podemos soportar y tiene un propósito detrás de cada tribulación, aunque el enemigo piense que se esté saliendo con la suya.

Todo dependerá de como reaccionemos, actuar como victoriosos o como derrotados. El Pastor, José Agüero dijo en una prédica: El verdadero "Yo" se muestra en momentos de presión.

Tenemos dos grandes ejemplos en la Biblia, acerca de creyentes fieles en medio de tribulaciones. En el caso de Job, aún luego de tantas tribulaciones, el se mantuvo firme y Dios le recompensó; En el caso de Pablo, el tenía una actitud positiva, aun se encontrará en la peor situación. Vamos a ver en el siguiente versículo el expresa claramente como Dios trabaja en una vida cuando permite tribulación.

Romanos 5:3-4 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;.

Vemos como algunos de los tan anhelados frutos del esprírito, vienen por medio de las aflicciones!:

Gálatas 5:22-23 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

¿Qué es la paciencia? La paciencia, muchos la describen como un respiro, donde aguantamos mansamente un enojo, pero, la definición Bíblica de Paciencia es el esperar en Dios.

El tener una actitud paciente, en medio de las tribulaciones, demuestra madurez espiritual y la cercanía en nuestra relación con Dios. La paciencia, evidencia que conocemos la naturaleza de Dios (sabemos que es bueno, justo, santo, todopoderoso) y nos conformamos a su voluntad entendiendo que todo lo que nos suceda, buenos o malo, el Señor lo permite y todo obra para bien, aunque no podamos verlo materialmente reflejado en nuestra vida, LO ESPERAMOS.

Romanos 8:28Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados.

Pero, ¿Qué sucede cuando caemos?.

Luego de entregar nuestra vida al Señor, ya no nos pertenecemos. Nuestra vida ha sido limpiada y comprada por la Sangre del cordero (Jesucristo) Amen! y nada nos podrá separar de él, nisiquiera nosotros mismos.

Romanos 8:39 Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Pero esto no significa que por esto, podamos actuar como querramos ya que hemos obtenido la salvación por un alto costo que fue la vida del Santo de Dios que cargó con todas nuestras culpas!. Cuando hay arrepentimiento genuíno, hay un cambio de actitud en nuestro ser, pero aun así podemos caer y más aún si estamos espiritualmente debilitados (Aquí la importancia de orar, leer La Biblia y congregarnos). Entonces cuando caemos, viene la disciplina.

Proverbios 3:12 porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere.

Con el siguiente versículo vamos a dar en el punto clave de este primer análisis:

Hebreos 12:5-11 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. m Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

Al final! Todo esto es para hacernos participar de su santidad y de esta forma tener una relación más cercana a él.

Querido lector, si estas leyendo esto, y estas alejado de los caminos, te ruego que vuelvas a los caminos de Dios ya que el no sólo quería salvarte, el quiere arrelar cada aspecto en tu vida y hacer que crescas y des MUCHOS FRUTOS!.