Imprimir

En la semana pasada pude experimentar el menosprecio que hay en la sociedad con nosotras las madres, sobre todo cuando somos jóvenes.

Me tocó viajar sola con mis hijos, uno de 5 años y otra de 3 años y a parte de eso, me veo más joven de lo que soy. En todo el proceso desde que partimos de nuestro país hacia nuestro destino, sentí como las personas nos observaban y cuando se nos acercaban hacían comentarios como : No sé como lo haces; De verdad que tienes paciencia; Ufff, Viajando sola con dos niños...; y otros más comentarios.

Luego, donde llegué, en su mayoría de las personas que visité (que no son madres), se enorgullecían de no tener hijos porque veían el "problema" que eran para mí. Me hacían comentarios acerca de la carga que eran y como pueden "traumatizar" el avance y la "realización de nuestra persona y se escandalizaban más aún cuando se enteraban de que trabajaba con ellos junto conmigo. De inmediato ponian la expresión en su rostro de duda en la calidad y estabilidad de mis servicios.

Al final de la semana estaba destrozada y quebrantada, y fue cuando ví este video que me ministró y renovó mucho. Lo dedico a todas las madres que como yo, tomaron el riesgo y la responsabilidad de hacer el trabajo más dificil del mundo, del que mas aprendemos, crecemos, pero al mismo tiempo, el que más es menospreciado.

Recordemos que al final, buscamos la aprobación de Dios (santo y perfecto) y no el de los hombres.

 

Al final, recordé que estamos en un mundo caído donde el diseño de Dios para cada una de sus criaturas ha sido alterado para corrupción. No es por gusto que nadie quiere compromisos. La tendencia es el disfrutar carnalmente, sin asumir responsabilidades. Por eso vemos tantas fornicaciones, madres solteras, parejas que deciden abortar, parejas juntas sin casarse, divorcios, todo porque no quieren asumir riesgos ni responsabilidades y si lo toman, no queremos aplicar el esfuerzo que ameritan las circunstancias. Nadie quiere renunciar a su yo por otro, segun nuestro entender, somos el centro del universo y todo gira alrededor nuestro.

Tal como una frase que escuché:

Queremos los placeres de los adultos, más sólo la responsabilidades de los niños.