Imprimir

Todo barco lleva un timón. Todo objeto en movimiento tiene una dirección y un norte a menos que estemos girando alrededor de un eje, sin punto de partida ni final.

 

Sociedades comunitarias, Instituciones filantrópicas, Organizaciones de ayuda, son solo algunos de los nombres que describen la iglesia de hoy en día y he aquí donde surge el problema.

Nos conformamos con solo ir a la iglesia los domingos, participar del culto, disfrutar de la palabra y luego nos vamos a casa dando por cumplido nuestra parte como cristianos.

El propósito de la Iglesia no es ser una mera organización pública a la que vamos a reconfortarnos espiritualmente. El propósito principal de la iglesia, es la salvación de las almas. Cada día vemos como se pierden almas como diambulan por las calles personas con necesidades espirítuales y nos hacemos inmunes a ellos, ¨Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento¨ (Lucas 15:7) y no olvidándonos de esto debemos procurar la salvación de los pecadores. Si nó la iglesia no tendría ningún sentido.

Toda persona que confiese que Jesuscristo es su salvador y que reconozca que fue enviado a este mundo para el perdón de nuestros pecados, que fue el cordero de Dios, entiende que existe un Infierno del cual nuestro nuestro señor Jesuscristo nos quizó librar.

Si no creemos que existe un infierno entonces no tine ningún sentido que existan ministerios de adoración ¨Iglesias¨, pues si nos encontramos en una playa y no sabemos nada ¿ Qué pasa?, empezamos a hundirnos y por consiguiente a ahogarnos. Entonces en ese momento llega un angel llamado ¨Salvavidas¨ y nos rescata de la muerte.

Eso es lo mismo que hace Jesuscristo en nuestars vidas, nos salva del pecado de la muerte en el que nos hundimos cada día.

Debe de existir ese Salvavidas porque no nos podemos salvar nosotros mismos.

No pequemos por omisión, acordemonos de la parábola del buen samaritano (Lucas 10:30)

¨Jesús respondió:

—Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto.31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo.32 Así también llegó a aquel lugar un levita, y al verlo, se desvió y siguió de largo.33 Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él.34

Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego

lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo

cuidó.35 Al día siguiente, sacó dos monedas de plata y se las dio al dueño del alojamiento. "Cuídemelo —le dijo—, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva." 36 ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 

37 —El que se compadeció de él —contestó el experto en la ley.

—Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús.

Todos los que se suponía debían ayudarle, pasaron de largo sin preocuparse por el hombre medio muerto. Ellos no hicieron nada y este fue precisamente su pecado.

Así nosotros muchas veces tenemos la oportunidad de hablarle a alguien que necesita palabras de vida y desaprovechamos la oportunidad ocupandonos de cosas que son importantes pero no más que el hecho mismo de salvar a un pecador. Dijo el señor al siervo: ¨Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa¨. . Hagamos esto, ganemos almas para cristo predicando el evangelio. La verdad verdadera que es Jesús.

Este artículo fue creado por Bianka Durán y Janill Leclerc para la gloria de Dios.