Rechazar, odiar o "ser alérgico" a Jesús y a su enseñanza es ir en contra de nuestro propio bien.

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? ¿Qué sacas con darte cabezazos contra la pared?” Hechos 26:14-15

(Esto fue dicho a Pablo mientras perseguía la iglesia)

Valores como humildad, honestidad, responsabilidad, dominio propio, fidelidad, conversión, paz, fe, justicia, valentía, sacrificio, renovación de fuerzas, organización y muchos más, son representados en la fe cristiana.


Siempre se quiere resaltar los malos actos que personas han hecho en supuesta representación o para la obra del Señor o simplemente se dicen ser cristianos y caen en un terrible pecado. (Mateo 7:15-20)


No se deje engañar de quienes dicen ser algo, pero con sus actos muestran ser todo lo contrario. Quizás sean lobos disfrazados de ovejas!

¿A caso un discípulo hace lo contrario a lo que aprende de su maestro?

¿Cómo entonces tomamos de referencia a quienes NO PRACTICAN las enseñanzas del Señor para decir que el Cristianismo es otro mal en el mundo?

Cristo cambia el corazón, la mente y la vida completa en si, nos hace una  mejor persona, púes el Espíritu Santo morá en los que aceptaron al Señor, ayudando al converso fielmente y en su camino cada día.

¿Que sería de mí si no lo hubiera aceptado?